Muere El Presidente Gonzalo Tras Tres Décadas En Prisión

  • Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán
  • 13 de septiembre de 2021

Abimael Guzmán (Gonzalo) ha fallecido a los 86 años tras pasar casi tres décadas en prisión. Dirigió el Partido Comunista de Perú durante más de tres décadas y durante 10 años dirigió la Guerra Popular en Perú antes de ser detenido en 1992. Sin embargo, la Guerra Popular en Perú fue derrotada por la aparición de una línea oportunista de derecha. Sin embargo, esto no reduce la importancia histórica y el papel duradero que el Partido Comunista del Perú bajo la dirección de Gonzalo jugó en el renacimiento del comunismo (marxismo-leninismo-maoísmo) en el mundo tras la derrota de la revolución china. Desde mediados de los años 60 hasta finales de los 70, Gonzalo construyó el Partido Comunista del Perú basándose en las ideas del Pensamiento Mao Zedong, desempeñando un papel importante en la lucha contra el revisionismo de Deng y Hoxha.

Gonzalo y el partido bajo su dirección lanzaron la Guerra Popular en Perú a principios de los años ochenta. En su célebre entrevista con El Diario, Gonzalo declaró: "Iniciamos la Guerra Popular, y la Guerra Popular amplió nuestra comprensión del maoísmo, y pudimos formar una nueva generación de cuadros experimentados y crear un nuevo poder popular." La guerra popular en Perú comprometió a un amplio sector de las masas trabajadoras en el camino de la lucha revolucionaria. En las zonas liberadas, bajo la dirección del PCP, se habían creado comités populares para ejercer el poder político del proletariado y del campesinado. En estas zonas se abolió la propiedad feudal de la tierra y se llevó a cabo la reforma agraria, según la cual se distribuyó la tierra y se proporcionó la misma propiedad a los campesinos y a las campesinas. Por otra parte, se emprendieron reformas sociales revolucionarias, especialmente en lo que respecta a la emancipación social y política de las mujeres y los pueblos indígenas. El potencial progresista y emancipador de la Guerra Popular atrajo a más mujeres revolucionarias a las filas del Ejército Popular y del Partido, donde las mujeres comunistas desempeñaron un papel de liderazgo a todos los niveles, incluido el comité central del partido y el politburó. La Guerra Popular en Perú aumentó la conciencia política de las masas y se comprometió ampliamente con la destrucción de las viejas relaciones sociales opresivas y la construcción de nuevas relaciones sociales y emancipadoras. La Guerra Popular en el Perú bajo la dirección del PCP desempeñó un papel importante en la promoción mundial del marxismo-leninismo-maoísmo, elevando el espíritu de la lucha comunista y mejorando enormemente el prestigio revolucionario del Movimiento Revolucionario Internacionalista.

Además, el Partido Comunista del Perú, bajo la dirección del presidente Gonzalo, jugó un papel importante al aceptar el maoísmo, como tercera etapa de la ciencia e ideología revolucionaria proletaria, en el documento del congreso del partido de 1986. Este fue un hito importante en el camino de la reunión ampliada del MRI de 1993 en la que se aprobó el documento "Viva el marxismo-leninismo-maoísmo".

Desgraciadamente, con la detención del presidente Gonzalo en 1991, el Partido Comunista y la Guerra Popular sufrieron graves reveses. El histórico discurso del camarada Gonzalo desde el interior de la jaula, en el que llamaba a continuar la lucha, fue una respuesta a estos reveses; sin embargo, no pudo remediar las nefastas consecuencias del retroceso para el Partido y la Guerra Popular. Con la detención de otros cuadros del partido, surgió una línea oportunista de derecha dentro del partido y en las cárceles que pretendía negociar con el régimen para poner fin a la Guerra Popular. Las consecuencias de esto debilitaron significativamente al PCP y a la Guerra Popular, y el partido sufrió divisiones internas y luchas internas, lo que llevó al colapso de la Guerra Popular.

Por otra parte, la formulación del partido del "Pensamiento Gonzalo", que se describió como una aplicación creativa del marxismo-leninismo-maoísmo en el contexto del Perú, conllevaba graves desviaciones que ningún otro miembro del MRI aceptó. Además del "Pensamiento Gonzalo", la tesis del "principalmente maoísmo" promovida por el Partido Comunista del Perú, que atribuía especial importancia al aporte de Mao por encima de los aportes de Marx y Lenin, era una grave desviación. El Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán ha destacado en numerosos artículos la desviación del "Pensamiento Gonzalo" y la tesis de "principalmente maoísmo" del Partido Comunista del Perú, ya que hemos tomado posición contra el revisionismo avakianista post-MLM y el revisionismo de Prachanda-Bhattarai.

Antes de las graves desviaciones y de la aparición de la línea oportunista de derecha que surgió en el Partido Comunista del Perú a mediados de los años 90, y que condujo a la derrota de la Guerra Popular, el partido desempeñó un papel destacado en el movimiento internacional durante más de dos décadas. La Guerra Popular en Perú fue una fuente de estímulo y fuerza para el movimiento comunista internacional durante los años 80, y sus logros teóricos y prácticos enriquecieron la teoría y la práctica del movimiento comunista internacional. No se puede ignorar el valiosísimo papel del Presidente Gonzalo antes de su detención, en la dirección del Partido Comunista y en el avance de la Guerra Popular.

Tras la detención de Gonzalo en 1992, el Movimiento Revolucionario Internacionalista lanzó una campaña internacional en defensa de la vida de Gonzalo. Se convirtió en una campaña históricamente memorable en defensa de un líder comunista, en el espíritu del internacionalismo proletario. Por otro lado, lo que pone de manifiesto la muerte del camarada Gonzalo tras pasar 30 años en prisión es el papel represivo del régimen reaccionario en Perú, con la complicidad del imperialismo norteamericano, que impone la servidumbre y la opresión a las masas peruanas. Las luchas revolucionarias del camarada Gonzalo al soportar tres décadas de prisión seguirán siendo ejemplares en las luchas revolucionarias del pueblo peruano. La muerte del camarada Gonzalo en la cárcel, después de soportar tres décadas de sufrimiento, envía el mensaje de que la lucha contra la reacción y el imperialismo requiere sacrificios y penurias, que los comunistas revolucionarios están dispuestos a soportar. El ejemplo del Presidente Gonzalo también nos enseña que la lucha revolucionaria requiere una cuidadosa aplicación del pensamiento revolucionario y su constante deslinde del revisionismo, el oportunismo y las desviaciones. Sólo así podrá utilizarse como arma para la revolución mundial y para liberar a las masas de la opresión y la explotación. La muerte del camarada Gonzalo en la cárcel imprimirá para siempre la mancha del estigma en la frente de la reacción y el capitalismo, y la memoria del gran revolucionario quedará inmortalizada para siempre.

¡Viva el camarada Gonzalo!

¡Viva el marxismo-leninismo-maoísmo!

¡Muerte al capitalismo y al imperialismo!